7 Preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales

Preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales

Si no encuentras respuestas a tus dudas o preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales, puedes enviar tus interrogantes por correo electrónico y, una vez que tengamos preparada la respuesta, insertamos ambas.

De esta manera contribuimos a ampliar el conocimiento sobre el offshore y enriquecemos las preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales, preguntas frecuentes sobre offshore, preguntas frecuentes sobre inversiones inmobiliarias. Gracias a estos intercambios, nuestro sitio se vuelve cada vez más interactivo y completo.

¿Es legal tener una sociedad offshore?

Entre las preguntas frecuentes esta es la que nos hacen más a menudo. Sí, absolutamente, es legal tener una sociedad offshore. No por nada varias de las principales empresas del mundo que cotizan en la bolsa y los grupos bancarios más poderosos tienen una amplia participación en sociedades offshore, inscritas en paraísos fiscales. El objetivo de estos movimientos es muy fácil de comprender: de esta manera pagan menos impuestos.

¿Qué significa el término offshore?

Offshore significa “fuera de las aguas territoriales”; mientras que en el caso de una operación financiera, entonces significa realizada fuera del país de residencia, por lo que es una operación extraterritorial.

¿Para qué ir offshore?

Existen dos argumentos muy poderosos que explican el amplio interés por ir a offshore: primero para proteger sus capitales y, segundo, como una efectiva vía de reducir su carga fiscal. En la actualidad más de 200 jurisdicciones brindan uno o más incentivos para los inversionistas no residentes. Varias de estas jurisdicciones son consideradas paraísos fiscales.

Con el aumento de los impuestos en no pocas partes del mundo, los empresarios tratan de disminuir sus cargas fiscales y si usted o su compañía obtiene ingresos superiores a 30 mil euros al año, entonces de seguro encontrará grandes ventajas al utilizar diversas variantes del mundo offshore.

Por ejemplo, los paraísos fiscales garantizan varias ventajas a los residentes en esos países o a la sociedad offshore que se domicilie allí. Uno de los casos más interesantes y estudiados es el del Principado de Mónaco, pues en esa diminuta nación las personas físicas no pagan impuestos sobre la renta; pero las sociedades reciben una alta carga fiscal.

Por el contrario, en Panamá la situación es más completa, ya que allí no pagan impuestos las personas físicas domiciliadas, ni tampoco las sociedades, siempre que no lleven a cabo ninguna actividad económica en territorio panameño. Aunque el offshore viene acompañado por el anonimato, el secreto y la discreción, los expertos consideran que la industria del offshore mueve más del 60% de los capitales mundiales.

 Aclarado el tema del offshore vamos a ver las preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales.

¿Qué podemos entender por paraíso fiscal?

Estas son naciones (por lo general muy pequeñas) que han incluido en sus sistemas de funcionamiento leyes fiscales que resultan muy favorables para las personas físicas o jurídicas extranjeras que logren establecer allí una residencia legal. El objetivo es atraer más dinero a esos países y ofrecer, a cambio, el pago de cero impuestos.

No obstante, algunos “paraísos fiscales” no son para todos y solo garantizan sus ventajas fiscales a aquellos que ingresan grandes sumas de dinero, pues es política de esas naciones desfavorecer a las pequeñas inversiones. Nosotros llevamos los servicios de los paraísos fiscales a los pequeños empresarios, profesionales y nómadas digitales.

¿Cuál es el paraíso fiscal perfecto?

Entre las preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales, esta es la del millón. Pero, no hay una respuesta concluyente, pues cada uno ofrece determinadas ventajas que no aparecen en la legislación de otro paraíso. Lo que los une es que todos estos procedimientos son legales; aunque esto, lógicamente, no se aplica para casos de fraude fiscal, contrabando o evasión tributaria.

¿Por qué existen los paraísos fiscales?

Mientras en los países desarrollados y en aquellos “en vías de desarrollo”, los gobiernos continúen ampliando las cargas tributarias sobre las personas y empresas, pues crecerá el interés por acercarse a los países fiscales y a los países considerados de “baja imposición”.

Esto ha traído como consecuencia el surgimiento de una interesante profesión: el ingeniero fiscal. Estos son especialistas en los impuestos y que trabajan con la planificación fiscal. Gracias a sus conocimientos sobre el mercado mundial y las características de los paraísos fiscales, los ingenieros fiscales pueden elaborar estrategias, siempre legales, para encontrar formas de que sus clientes paguen menos impuestos.

Al emplear a un ingeniero fiscal, la compañía trata de reducir sus impuestos y de esta manera maximiza los beneficios obtenidos en sus actividades internacionales. Los sitios empleados por los ingenieros fiscales para llevar a cabo sus estrategias son los paraísos fiscales.

¿Cómo puedo utilizar una sociedad offshore en un paraíso fiscal?

Existen diferentes impuestos que se pueden eludir con una sociedad offshore, en un paraíso fiscal.

Por ejemplo, está el Impuesto sobre transferencias de bienes que gravan las ventas de inmuebles, barcos y aeronaves. Las tasas oscilan entre un 2% y un 10% del valor del objeto. Al eludir este impuesto, con una sociedad offshore, la persona o empresa puede comprar inmuebles y luego revenderlos sin tener que pagar esas tasas.

El procedimiento no es tan complicado. El interesado crea lo que se conoce como sociedad offshore, en un paraíso fiscal. Este bien inmueble es adquirido por dicha sociedad. Cuando la persona decida vender ese inmueble, pues sencillamente lo que hace es transmitir la titularidad sobre la sociedad offshore (Real Estate Holding Company).

Esto costaría alrededor de 600 euros, una cifra muy inferior a los 10,000 USD que costaría, en materia de impuestos, realizar el trámite por la vía habitual. Solo habría que pagar los honorarios del abogado que se encargará del traspaso de las acciones de la sociedad.

Esto también se puede aplicar para las sucesiones. Se crea una sociedad mercantil, en un paraíso fiscal, de la que es dueño, en un 100%, de manera confidencial. Luego, la titularidad del inmueble se pasa a la sociedad, a través de una cesión documental. Entonces, el verdadero dueño (la persona que desea traspasar el inmueble), firma un documento, sin fecha, mediante el cual cede la totalidad de sus participaciones en dicha sociedad offshore.

Al morir, los herederos le colocan fecha a ese documento y proceden a registrar la transacción en el paraíso fiscal. El costo de esta transacción es muy bajo y no habría que pagar el Impuesto de Sucesiones. Hay que aclarar que para planificar una sucesión es mejor utilizar una Fundación de Interés Privado. La diferencia principal es que la sociedad anónima, es una figura utilizada netamente para ejercer actividades comerciales, y la fundación de interés privado se utiliza más para protección del patrimonio.

Si tienes otras preguntas frecuentes sobre los paraísos fiscales, por favor envía tus preguntas frecuentes por email.